jueves, 20 de octubre de 2016

¿Cómo trabaja un Psicólogo?

El otro día estuve en una cena de amigos, en las que, una vez más, me hicieron algunos comentarios sobre mi trabajo. Me lleva pasando toda la vida. Conocer a alguien y que me pregunte algo como " y tu, ¿en que trabajas?" es de las cosas que más me incomodan. Y lo hace porque porque sé que en el momento que responda "pues soy Psicóloga" pueden darse cuatro tipos de respuesta diferentes, y todas equivocadas, sobre lo que es mi profesión: 

- Puede que me sonría y me diga algo del tipo "me vas a psicoanalizar", como si fuera sacarme del bolsillo un péndulo o algo así y en dos minutos les pudiera tener a todos dormidos encima de la mesa (como hacen en la televisión cuando tocan en la frente a alguien del público y al instante se desploma como un saco  en el plató, y luego el hipnotizador le hace rebuznar o piar o disparates varios).

- También es posible que me suelte, con toda la tranquilidad del mundo, que él, mira tu por dónde, también es un poco psicólogo, pero lo suyo es "Psicología de la vida". Esto para mi es es incluso peor que lo del péndulo porque, siendo sensatos, a mi me gustan los edificios bien hechos y no por eso voy a ser un "poco Arquitecto", ¿o no?

- Otros en cambio me comentan que, con mirarle, ya voy a saber lo que está pensando, como si yo tuviera Rayos X que leen la mente  (y ojalá los tuviera... Me ahorraría mucho esfuerzo)

- La última de las posibilidades es que se ponga a contarme en medio de la cena los numerosos problemas diarios que tiene, esperando que yo le de una solución allí mismo, delante de todos. Esa situación la llevo mejor que las otras pero aún así es incómodo que alguien quiera que trabaje hasta en mis momentos de descanso, sobretodo porque no se dan cuenta de que mi trabajo no se puede hacer en medio de una charla informal. ¿Por qué? Porque le quita seriedad, lo asemeja a un consejo que cualquier amigo podría dar. Y hay que tener claro que una cosa es un amigo y otra muy diferente un Psicólogo. 



¿Qué no es un Psicólogo?


1. Un Psicólogo no es un amigo, así quítate la idea de que si le cuentas tus problemas a uno te va a dar un buen consejo como lo haría tu amigo de la infancia. A lo mejor eres de los que tienes algún amigo que sea Psicólogo. Pues lee bien esto: créeme, no es la persona más adecuada para hacerte Terapia. ¿Por qué? Pues porque la relación que tiene contigo ya le hace no ser imparcial, aunque se esfuerce por serlo. 

2. Un Psicólogo no va a decirte que te tumbes en un diván  ni te va a sacar un péndulo para que lo mires fijamente y te duermas. Esas ideas, de verdad,  no sé muy bien de dónde han salido pero me imagino que el Cine ha tenido mucho que ver. 

3. Un Psicólogo nunca va a saber lo que estás pensando a menos que tu se lo cuentes. Sólo puede conocer de ti la parte que tu quieres que conozca, lo que le enseñes. 

4. Un Psicólogo no Psicoanaliza. El Psicoanálisis es sólo un modelo de trabajo dentro de la Psicología, pero hay muchos más: por ejemplo, el Humanismo, la Terapia Cognitivo- Conductual, la Sistémica (que es la que se usa para trabajar con familias enteras), o el Constructivismo. Así que hay Psicólogos que no usan Psicoanálisis. (De cada modelo de trabajo ya hablaré en otras entradas y lo comentaré más despacio). 


¿Qué es, entonces, un Psicólogo?


Un Psicólogo es un profesional que te va a ayudar a: 

-  estrategias de solución de problemas
- a controlar y regular emociones (ira, la agresividad, la tristeza...)
-  a que te conozcas a ti mismo 
- a aprender a decidir lo que debes hacer
- te puede dar orientaciones y pautas (que no consejos, ojo) y te motivará a que trates de seguirlas. 
- te acompañará en el camino  hacia el cambio 
- apoyará tus metas 
- te ayudará a desarrollar tu autoestima
- te guiará para que potencies tus relaciones sociales
- te enseñará a analizar pensamientos dañinos y a cambiarlos por otros

Todas esas guías se realizan sobre una amplia variedad de problemas que van desde la Ansiedad o la Depresión hasta la Esquizofrenia y los Trastornos Psicóticos, pasando por los Trastornos de Alimentación y el Consumo de Drogas. Pero de los tipos de problemas objeto de intervención en Psicología hablaré en otra ocasión. 

¿Cómo trabaja un Psicólogo?






Generalmente un Psicólogo trabaja en un despacho normal, y por normal me refiero al de, por ejemplo, un abogado. Con sillas, no con divanes. Bien es verdad que algunos quieren ponerlo más "elegante" y lo hacen en un sofá para que la persona se sienta más cómoda. Cuestión de gustos. 

La primera visita se divide en tres pasos: 



1. Fase de evaluación. 
Una vez que estés en su consulta el Psicólogo empezará a hacerte muchas preguntas, de todo tipo, y es posible que te de algún test o cuestionario. El objetivo es recoger toda la información posible sobre el problema que tienes y sobre el origen, lo que lo mejora y lo que lo agrava. 

2. Fase de diagnóstico. 
Una vez haya recogido toda la información, te dará una explicación de lo que te sucede (desde el modelo con el que trabaje) y te explicará cuáles van a ser los pasos de la intervención para resolverlo. 

3. Fase de intervención. 
Una vez explicado el problema toca tratarlo. Para ello un Psicólogo se vale de diferentes técnicas (como la relajación, la exposición, y otras tantas) y de pautas de manejo o recomendaciones (por ejemplo, te puede recomendar que salgas a dar un paseo o que hagas deporte). 

El resto de las veces que acudas, la función del Psicólogo será revaluar cómo te ha ido el tiempo que no te ha visto, y cómo está tu problema, y en función de eso, repetirá o cambiará la fase de intervención (te dará nuevas técnicas, por ejemplo).


Y hasta aquí llega mi breve resumen sobre la figura de los Psicólogos. Espero que sirva para cambiar alguna que otra idea errónea.